Marina Abramovic & Ulay



"Tú eres mi dolor y mi crimen."
OVIDIO, Metamorfosis.


Cuando Marina Abramovic y su compañero Ulay llegaron a la población china de Er Lang Shan, el 27 de junio de 1988, habían recorrido 2.000 kilómetros (toda la longitud de la Gran Muralla china) en 90 días para llegar a esta cita en el fin del mundo. Este fue su último trabajo conjunto como pareja artística. Con esta performance titulada The Lovers, Abramovic y Ulay transformaron la experiencia personal de haber llegado al final de su camino juntos en un simple acto representado en un lugar geográfico concreto. Caminaron uno hacia otro desde extremos opuestos de la Gran Muralla para después volver a separarse... para siempre. Esta puesta en escena de una geometría del amor hizo que la dolorosa separación de sus biografías individuales pareciera el inevitable resultado de las leyes de la vida.

* * *

Abramovic y Ulay habían colaborado desde 1976 en trabajos que convertían su relación simbiótica en la base de experiencias existenciales. En Breathing In/Breathing Out ambos unieron sus labios e intercambiaron sus respiraciones hasta que se les agotó el oxígeno. Exactamente 17 minutos después del inicio de la performance ambos cayeron al suelo inconscientes, ya que sus pulmones se llenaron de dióxido de carbono (metáfora feroz de la habilidad del individuo de absorber la vida de otra persona, cambiándola y destruyéndola hasta la extenuación).


En Interruption In Space ambos artistas corrían el uno hacia el otro chocando repetidas veces contra la pared que los separaba hasta quedar exhaustos.

En Light/Dark se dieron bofetadas el uno al otro hasta que de nuevo la extenuación impedía a alguno de ellos continuar.


Y en AAA-AAA una vez más la confrontación de los dos protagonistas se muestra a través de una acción agresiva.



* * *

El 27 de Junio de 1988, Abramović y Ulay decidieron hacer el viaje espiritual que daría fin a una (in)tensa relación llena de contradicciones, energía y atracción. A partir de aquí cada cual buscaría su propio destino que, como sucede en la vida "real", se presenta siempre incierto y a veces caprichoso e inesperado.



* * *

23 años después, en 2010, cuando Marina ya era una artista consagrada, el MoMa de Nueva York dedicó una retrospectiva a su obra. Dentro de la misma, Marina compartía un minuto en silencio con cada extraño que se sentaba frente a ella. Ulay llegó sin que ella lo supiera, y esto fue lo que ocurrió:
>